miércoles, 5 de noviembre de 2008

De lleno ................


Bueno, ya estoy de lleno en la vida laborar-maternal, por ahora lo llevo bien aunque no lo lleva igual de bien mi espalda, cuando salgo de trabajar por las noches tengo que cargarme a mi princesa mientras duerme placidamente y subirla al coche, luego la bajo del coche mientras sigue durmiendo, cojo el bolso, el bolso de mi princesa o mejor dicho la maleta de viaje porque entre el pijama, medicamentos, biberón etc etc pareciera que se iba una semana .Intento cerrar la puerta del coche mientras la tapo para que no coja frió y sigo intentando abrir la puerta de casa, entro :)ejemmmmm intento soltar los bolsos sin que ella se despierte mientras también shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh cayó a mis tres perros que parece que se ponen de acuerdo para intentar despertarla y me dispongo a subir las escaleras con la princesa que ya pesa diez kilos, siempre intentando que no se despierte, cuando llego arriba me encuentro que no prepare la cuna y con una de las manos e intentando guardar el equilibrio quito el edredón y los cientos de muñecos que no sé porque me empeño en poner encima de la cuna y cuando lo consigo me dispongo a acostarla, después de tanto esfuerzo abre los ojos,mece sus piernitas, sonríe y se vuelve a dormir ......................... yo agggggggg intento ponerme derecha y pienso aggggggggg dentro de un año ¡ haber quien la sube ! y también pienso ¡ me quedan seis días para librar y no tenerla que traer durmiendo ! y luego pienso ¿todo este esfuerzo me servirá para bajar de peso ? y luego caigo rendida y descubro el fantástico mundo de la vuelta al trabajo.
Estoy más contenta, más relajada y deseando disfrutar del día libre que se saborea mejor cuando uno tiene faena. Este es mi día a día, mientras yo trabajo mi princesa disfruta con mis sobrinas y yo no sé si es por la ropa que le he puesto hoy pero está creciendo una barbaridad.
Todo llega y todo se va y todo vuelve a su normalidad.
Una mami descubriendo un nuevo mundo junto a su princesa.
................... Bea, mi sobrinita me lee, se ha hecho internauta, un besito de tu tía la más guapa.
P.d Betty añademe a tu blog que no puedo entrar.
Mi tortuga lleva más de un mes desaparecida, si alguién al ve se llama Enriqueta.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Teniendo en cuenta que tu trabajo es de los más sacrificados, te puedes dar con un canto en el pecho. Eres una tremenda madre trabajadora. Enhorabuena, machota. Sigue así, fuerza ante todo.
Un beso de la isla de enfrente.
Vidina

Sara Plasencia dijo...

Su tía la más guapa???? ejem ejem ejem... las ganas tuyas jijijiji verdad bea???

Ama dijo...

jajajja.... me estaba haciendo una composición de tu postura, con la niña, las maletas, las horas de trabajo a la espalda, los perros gritando.....agggggg.... si casi voy a sujetarte....
Sigue disfrutando de la peque.
Un besito

Itzi

Ines dijo...

Ay niña que eres toda una madraza, y supercurranta, cuando podré yo abrazar y meter en la cunita a mi tesoro.... uy paro paro que me da la nostalgia.

Me encanta como cuentas las cosinas, lo mas importante es que seas feliz y que cuentas con ayuda, y tu princesa es feliz y la mas linda, y como que te vendrá bien lo de las escaleras y el esfuerzo para bajar kilos, que kilos si estás divina...

Oye el blog que dices de Betty que es el de la mexicana?, porque si el de ella creo que no podemos entrar ninguna porque lo cerró.

Aurora dijo...

Qué fuerte que te quejes del peso, de la cuna, de la maleta... si te has pasado 800 meses de baja!

En fin! Que si, que sienta muy bien volver a currar. Es algo fantástico, sientes que vuelves a tomar las riendas de tu vida!... Pero es solo un espejismo, que lo sepassssssss

M.Carmen dijo...

Pues nena, no te puedes imaginar a Rafa, totalmente dormido y llevarlo a cuestas hasta su cama. Tengo ascensor, eso sí. Pero....la cena se te sube al estómago, eso te lo aseguro.

Una cosa está bien: haces unos brazos de gimnasio. Con los riñones, no puedes decir lo mismo, jajajaj

Sara Plasencia dijo...

a ver si pones más posts que nos tienes abandonada como si estuvieramos sin desodorante